Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Portugal
 
 
Lisboa

La capital de Portugal, en la desembocadura del rio Tajo, reúne más de 1000 años de historia en sus monumentos. Sus barrios, y su cultura ligada al Fado, dan a la ciudad un ambiente romantico marcado por sus míticos tranvías amarillos y sus interminables cuestas.

 

Fundada por los fenicios bajo el nombre de Ulissipo fue posteriormente ciudad musulmana más de 300 años, hasta que en 1147 fue reconquistada por Alfonso I Enriquez, a partir de lo cual comienzan a sentarse las bases de la expansión marítima de Portugal, convirtiendo a Lisboa en la gran capital del imperio ultramarino portugués.

A partir del siglo XV su puerto se convierte en uno de los más importantes del mundo, siendo la cuna de grandes expediciones como la de Vasco de Gama, quién descubrió la ruta a La India e hizo de Lisboa un gran panteón que conmemora su vida. Desde la torre de Belém, hasta el Monasterio de los Jerónimos, pasando por el Monumento a los descubrimientos, la capital lusa es un recuerdo de tiempos de grandes rutas marítimas y de las conquistas del gran imperio que fue Portugal.

Un recuerdo triste que se enmarca en su cultura, en el Fado, que emana de las calles de algunos de sus barrios más carismáticos, como la Alfama, Chiado o el Barrio Alto. Sinuosos entramados de calles que serpentean entre grandes miradores e históricas iglesias y monumentos, y dejan a su paso infinidad de rincones. Lisboa es una ciudad donde perderse.

Una historia que contrasta con la nueva era de la urbe, y con obras de la talla del Campo de las naciones, que acogió la Expo 98 e incluye el Oceanográfico y el puente más largo de europa, el viaducto Vasco de Gama. O el puente 25 de abril, una réplica del Golden Gate de San Francisco que interrumpe en el paisaje y da vida a la gran apertura del Río Tajo hacia el mar.

El pasado monárquico del país deja también su huella en Lisboa, evocado en las estatuas y plazas dedicadas a sus reyes. Los museos de la ciudad son un lugar donde contemplar algunas de las grandes joyas de la época, como el Museo nacional del azulejo, único en el mundo, o el Museo de los carros, donde se encuentran los carruajes de grandes reyes de Portugal y del exterior.

Lisboa es también su tranvía, un modo de transporte necesario para sortear los grandes desniveles del terreno donde se asienta, que se ha convertido en un símbolo y un atractivo turístico. Sus funiculares y ascensores, donde destaca el Elevador de Santa Justa, comparten ahora su función de tránsito con la de elemento de interés para los visitantes.

 
 
 

Fotos

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

8

han estado
 

0

quieren ir
 
 
 

TOP LISBOA

Torre de Belém

Construida a principios del siglo XV y situada en la desembocadura del río Tajo, la ...

Puente 25 de abril

Con más de 2 kilómetros es el puente colgante más largo de Europa. Su construcción ...

Castillo de San Jorge

Situado al norte del barrio de La Alfama fue construido por los visigodos en el siglo ...

Plaza del Comercio

Situado en el extremo sur de la zona de La Baixa y a la orilla del Tajo, la Plaza del ...

Funicular da Gloria

El funicular da gloria une la plaza de restauradores con el Barrio Alto, y lleva más ...

 
 
 

HAN ESTADO EN LISBOA